Sin duda usted reconoce a el vino la cerveza y el whisky como los nombres de bebidas alcohólicas. Pero, ¿exactamente qué tienen en común estas bebidas? ¿Cómo son producidas?

Desde tiempos muy remotos los hombres han estado elaborando e ingiriendo bebidas alcohólicas. Sea que hayan sido producidas recientemente o hace siglos, todas estas bebidas tienen algo en común.

 Se les puede llamar bebidas alcohólicas debido a que contienen alcohol etílico, el producto que resulta de la fermentación de las sustancias azucaradas y de levadura.

Hay tres clases básicas de bebidas alcohólicas: (1) bebidas de malta, (2) jugos de fruta fermentados y (3) licores destilados. En la elaboración de éstas se siguen tres procedimientos diferentes.

La elaboración de las bebidas alcohólicas

Este puede ser un oficio bastante complejo como el que realizan los cerrajeros expertos ya que requiere de mucha concentración y gran dedicación para poder lograr la excelencia en la realización de la labor

Las bebidas de malta e incluso la cerveza se obtienen al realizar un proceso de fermentación de cereales que a menudo es de cebada. El paso inicial en el proceso de elaboración es la preparación de la Malta.

Para esta preparación los granos de cebada se dejan remojar el grano se amontona y se deja germinar  una vez que los tallos germinados miden aproximadamente tres cuartas partes del pargo de la semilla Se somete a el proceso de desecación.

Luego se quitan los tallos, la malta como se le conoce al grano sin los tallos o gérmenes es almacenada durante cuatro u ocho semanas dependiendo de la preparación que se quiera lograr.

Durante ese periodo se forma una enzima conocida como diastasa la cual da el típico sabor de la malta, dicha enzima transforma el almidón en azúcares durante la preparación del mosto.

Después de la trituración de la Malta comienza el proceso de elaboración se añaden agua y cereales como maíz y arroz se calienta la mezcla y se mueve de forma continua. La materia dolida se asienta y se deja de agitar.

Se agrega luego el lúpulo, que son flores secas de la planta que lleva ese nombre y luego se añade la levadura para iniciar ese proceso de fermentación que es la transformación del azúcar en alcohol.

El proceso una vez llegado a este punto no ha concluido pues para lograr el acabado se debe seguir el procedimiento de alejar, carbonatar y filtrar la bebida hasta la obtención del anhelado producto.

En conclusión

Como hemos visto un proceso para nada sencillo y con algunas leves variaciones a lo largo de los años. Por otra parte los vinos se obtienen de uvas trituradas o el jugo de uvas bajo condiciones controladas.

Los licores destilados como el whisky, ginebra, coñac, vodka y ron son generalmente más fuertes que los que describimos con interioridad. El efecto adverso de mezclar bebidas es bastante común.

Pues se ha descubierto que lugar el whisky con la cerveza lleva a que el alcohol sea absorbido con mayor prontitud, como vemos la elaboración de las bebidas es un proceso complejo y a la vez emocionante.

 

Por admin

error: Content is protected !!