Mujer latina hablando por teléfono

Barcelona no deja de sorprender por los delitos, ya no solo se trata de las intrusiones a domicilio a las que, junto a los cerrajeros locales, tienen que hacer frente los habitantes de esta ciudad, sino a la práctica de algunas mujeres, en conseguir empleo como cuidadora de personas mayores, con el objetivo de ejecutar robos y estafas a estas personas. Aquí se hace referencia a dos casos recientes.

Sant Andreu de la Barca

El caso ocurrido en esta localidad de Barcelona, es el de una mujer de 52 años de edad, quien ha sido acusada de robo y estafa, y la víctima ha sido señalada como la señora mayor a quien cuidaba.

Todo indica que la detenida se encargó de sustraer joyas y dinero en efectivo de la casa, así como el uso de la tarjeta bancaria de la víctima para realizar compras personales, sin autorización alguna.

La investigación relacionada con este caso, se dio inicio en el mes de enero, cuando el esposo de la víctima hizo la denuncia ante los Mossos d’Esquadra, a quienes le indicó que tuvo la necesidad de contratar una cuidadora para su esposa, debido a unos problemas de salud. Sin embargo, luego de algunas semanas de trabajo, se había extraviado un dinero en efectivo que la víctima resguardaba en casa, así como unos cargos exorbitantes realizados con la tarjeta de la señora, hechos en una población vecina.

El esposo de la víctima dio a conocer al resto de la familia esta situación, pero cuando la detenida se dio cuenta de que había llamado demasiado la atención, dejó de prestar sus servicios en esa casa.

Y fue cuando notaron que desaparecieron algunas joyas de oro de la víctima. Vale señalar que algunas de estas joyas fueron recuperadas en algunos negocios de compra-venta de joyas.

A pesar de todas las pruebas en contra de la detenida, pasó a disposición judicial, en donde un juez decretó su libertad con cargos.

Baix Llobregat

Otro caso similar ocurrió en Baix Llobregat, cuando los Mossos d’Esquadra detuvieron a una mujer de 47 años de edad, quien fue acusada de dos delitos de hurto y estafa, a dos personas de edad avanzada, a quienes cuidaba.

Estas denuncias fueron recibidas a principios del mes en curso, dos casos separados de robo de tarjeta bancaria y uso fraudulento. Las víctimas residían en municipios diferentes y pertenecían a dos núcleos familiares distintos, uno vive en Abrera y el otro, en Esparreguera. El monto total de ambas estafas fue calculado de al menos 2.000 euros.

Una vez iniciada la investigación, los agentes lograron detectar los cargos indebidos en las tarjetas, como pagos por reserva de un billete de avión, así como reservas en restaurantes.

Con toda la información, pudo ser identificada la cuidadora del hogar que cometió estos delitos, a pesar de haber sido asignada por los servicios sociales de referencia de las víctimas, por motivos de salud.

La detenida fue puesta a disposición judicial, sin embargo, hasta los momentos ha quedado en libertad después de haber declarado en la sede policial, pero, permanece en la espera del llamado para presentarse ante el juez.

Por admin